jueves, 13 de noviembre de 2014

Trabajo de Investigación y Análisis sobre la muerte del general Prim.

Publico el artículo del alumno Luis Arrufat. Las letras en rojo son añadidos míos.

1-Biografía y contexto histórico.___________________________________

Para comenzar hay que establecer un contexto breve histórico y una pequeña explicación acerca de este hombre ¿quién fue? Juan Prim y Prats (1814-1870) o comúnmente conocido como General Prim fue una figura política y militar ilustre en la época de Isabel II y partidario del partido progresista, reina de España e hija de Fernando VII cuyo reinado osciló entre 1833 y 1868. Esta ilustre figura de la época había llegado a ser diputado de las Cortes Generales durante 28 años (1841-1869), había llegado a ser gobernador de la colonia de Puerto Rico (1847-1848), Ministro de Guerra de España (1868-1870) e incluso Presidente del Consejo de Ministros (1869-1870) durante un año en oposición a su rival el General Serrano partidario del partido liberal.



Héroe en la guerra de Africa (1859-60) y de México (1861-62). Pasó a ser el "espadón" del partido progresista con el que desde 1863 comenzará a conspirar para derrocar a Isabel II.



Participó en el golpe de Estado de La Gloriosa pronunciándose el 18 de Cádiz en 1868. A partir del momento surge la necesidad de elegir a un rey nuevo, entre los cuales varios candidatos fueron propuestos: entre los que destacan figuras reales: Fernando II de Portugal por ejemplo, y a figuras políticas y nobles tales como el duque de Montpensier o el mismo Espartero. Tras rechazar el cargo, o ser incapacitados por diversas razones, finalmente el 27 de diciembre salió hacia España el candidato propuesto por Prim el cual salió elegido un mes antes: Amadeo de Saboya, hijo de Victor Manuel III. Ese mismo día, Prim sería víctima del atentado que tanta divulgación ha provocado.

2-Atentado y muerte._____________________________________________

El atentado ocurrió un 27 de diciembre de 1870 tras salir del Parlamento. Prim subió a su coche alrededor de las 19:30 un día nevado y frío. En el coche además de Prim y lógicamente el cochero, iban el coronel Moya y el ayudante de Prim, Nandín. En la calle del Turco el cochero observó que otros dos coches le imposibilitaban el paso y tuvo que detenerse. Moya observó que hombres armados procedían a atentar contra Prim a lo que Moya avisó del trágico suceso.


Tres disparos por el flanco izquierdo y otros dos por el derecho entraron al coche, incluso el cañón de la pistola de uno de los asesinos logró pasar el cristal y pasar tan cerca de la cara de Prim que le roció de granos pólvora. Nandín intentando proteger a Prim interponiendo su brazo en las trayectorias de tiro, hizo de su mano una víctima de balas y esquirlas. El cochero tras evadir a los responsables con su látigo logró escapar huyendo a toda prisa hacia la calle Alcalá.


Las heridas de Prim no eran de gran gravedad ya que se disponían entorno a sus dedos de la mano derecha los cuales por necesidad se los tuvieron que amputar, y hasta 8 balazos en el hombro izquierdo. Trágicamente, una infección debida a la inserción de trozos del abrigo de piel de oso que llevaba aquel día en el interior del organismo. Oficialmente, el general Juan Prim y Prats fallecería a consecuencia de dicha infección el día 30 de diciembre de 1870. Fue enterrado en el Panteón de Hombres Ilustres (Madrid).


Y luego trasladado a su ciudad natal en Reus.


3- Especulaciones e investigaciones.________________________________

En 2012, casi 142 años después de su muerte, el cadáver de Prim fue exhumado de su tumba con motivo de estudiar detalladamente la muerte de aquella figura tan poderosa de su época. Curiosamente se llevaron varias sorpresas después. Dirigiendo el equipo de investigación del cadáver se hallaba D. Paco Pérez Avellán, profesor universitario y experto en masonería.

La primera sorpresa fue al extraer el ataúd, en donde el general Prim estaba enterrado, sin embargo la sorpresa fue que no se encontraba enterrado en un ataúd sino en 3, siendo el primero de plomo y mostrando la efigie de capitán general distribuida de tal forma que parecía una pirámide, una pirámide de la masonería.

Primer ataúd

La segunda fue que al abrir el segundo ataúd, el de madera, te encontrabas con el último ataúd con una ventanita de cristal a través de la cual te encontrabas al general mirándote con unos "ojos Goya", como declaró el profesor, casi intactos, unos órganos visuales que habían sobrevivido a un tiempo de 142 años, cosa del todo sobrenatural tratándose de la descomposición de un cuerpo que normalmente no supera los 6 meses de descomposición en lo que respecta a los órganos. Respecto a los ojos, el profesor incluso hila una metáfora de la masonería. En la tradición de la masonería, el maestro, el tutor, venda al alumno los ojos y le enseña con los ojos tapados, y una vez el alumno sabe todo lo que debe saber, es decir, sabe toda la verdad, el maestro le descubre los ojos, estableciendo así una metáfora entre el cadáver masón de Prim y la verdadera verdad.

La siguiente sorpresa fue el estado de momificación del cuerpo, el cual se cree justificar debido a la tremenda pérdida de sangre del general aquella noche impidiendo así la descomposición del cuerpo. Pero esto no lo es todo, porque aún quedan dos más. En el sumario del caso Prim, sumario judicial del caso redactado tras aquel misterioso atentado, se hallan escritos hasta de 12 identidades de los supuestos asesinos, sumario que ha sido atacado y borrado por gente desconocida en donde páginas previamente escritas a tinta aparecen difusas y borradas por alguien y por algo, páginas arrancadas y testimonios clave de determinadas personas esfumados. Aquel sumario se consideró obviamente dinamita política y fue intencionalmente borrado a partes a partir del año 1958, ya que Pedro Rius, autor español, encontró aquel sumario totalmente entero aquel año y en donde se encuentra la demostración escrita de la masonería a la cual era fiel Prim, y no solo en dicho sumario sino incluso Benito Pérez Galdós escribió en sus artículos nacionales sobre la masonería de Prim.

Último ataud


Ojos de Prim.

¿Quién demonios casi un siglo después de su nacimiento quisiera borrar aquel sumario? Existen diferentes divagaciones pero ninguna desmantela la luz de este inquietante y macabro suceso de aquel 27 de diciembre: unos dicen que los que borraron parte de ese sumario fueron sectas masónicas, otros partidarios de Prim, otros historiadores que no quisieron nunca la revelación de la luz de la verdad...El propio Valle Inclán escribió artículos en 1935 en los que desmentía testimonios de gente que afirmaba haber hablado con Prim en sus dos últimos días.

En ningún momento y oculto bajo un enigma histórico, se tomó la intención de salvar al general Prim aquella noche, simplemente se le dotó de un apósito como afirma el profesor Paco Pérez Avellán, un apósito para calmar el dolor "como si fuera hoy en día una aspirina y una tirita" afirmó el profesor. En ningún momento se le llevaron cuidados más intensivos ¿por qué no se llevó entonces la intención de salvar al general aquella noche?


Oficialmente Prim falleció debido a la infección de las heridas aquel 30 de diciembre tras estar hasta las 2 de la mañana del 27 bajo intervención médica. Prim había sido un veterano de la guerra, un diestro en mencionado arte y emergió la duda de cómo alguien que había dedicado la mitad de su vida al arte de la guerra y había sido víctima de peores batallas y mayores sangrías en la guerra, no logró superar las heridas de escasa gravedad de aquella noche. Incluso se sospecha la posibilidad de que este asesinato tan planeado, en donde se sabe que el camino que hubiese cogido (cualquiera) Prim esa noche, le habría conducido a la muerte, ha podido derivar o incluso relacionarse con otros políticos posteriores como Cánovas, Canalejas, Carrero Blanco o incluso John Fitzgerald Kennedy.

Se sospecha de la responsabilidad en el asesinato de figuras como el duque de Montpensier, siendo unos de los pocos capaces de financiar el atentado y uno de los aspirantes al trono; o el general Serrano, regente del momento, subordinado de Prim que dirigió aquella noche a un comité de policía de protección hacia la figura de Prim, quien pudo tergiversar su misión de aquella noche a un objetivo totalmente diferente. Incluso se difama la posibilidad de que la mayoría de la política de aquella época española tuviera alta responsabilidad en el caso, ya que lo que Prim pretendía era acabar con el reinado Borbón, implantando nuevas raíces, en este caso italianas (Amadeo de Saboya) en España y reiniciando todo el sistema político español, por uno procedente de aquellas raíces italianas a excepción por supuesto de la figura que había traído a Amadeo a España, Juan Prim y Prats.

Fue entonces cuando se supone que se llevó a cabo la estrangulación a lazo, demostrado científicamente la huella de dicho lazo en el cuello de la momia de Prim mostrando símbolo de la asfixia que le llevó a la muerte. Se logró deducir también, que en la momia no había símbolo alguno de autopsia mientras que en el informe médico de aquella noche si lo había. Se planteó la ausencia de lesión de hioides ya que muchos plantearon el suicido por ahorcamiento como contratesis de este equipo de investigación, no obstante en el estrangulamiento esa ausencia está justificada ya que solo se presentan en un 15-20% de los casos, mientras que en el ahorcamiento casi siempre aparece, luego no se descarta la posibilidad del estrangulamiento.


Huellas de lazo y en consecuencia de un posible estrangulamiento.



Incluso sin criterio ni conocimiento médico se puede deducir que la marca anaranjada del hombro izquierdo ,que se escapa del color natural de la momia, puede ser debido a la fatal herida de aquella noche nada más y nada menos que de 8 balazos de pólvora capaces de formar una herida de 6 cm de diámetro, de un puño de tamaño.


Bibliografía: 
Wikipedia, 
Cuarto Milenio capítulo de la muerte de Prim.

3 comentarios:

  1. Soy el Profesor Doctor Francisco Pérez Abellán, presidente de la comisión Prim de Investigación. Prim fue herido de muerte en la calle del Turco pero los asesinos no esperaron el desenlace sino que le apuñalaron por la espalda en su lecho de dolor y finalmente lo estrangularon a lazo. los enemigos de la verdad todavia tratan de ocultarlo Podeis leerlo en mi libro de proxima aparicion Prim, la momia profanada. Enhorabuena por el esfuerzo de este alumno.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho este trabajo. Enhorabuena. Lo utilizaré para mis clases con los alumnos de 4º de ESO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joaquín, por dejar tus impresiones sobre el artículo. Me alegro de que que te vaya a ser útil.
      Un saludo.

      Eliminar